estás leyendo
Guías

El creciente mundo de las demencias


La mayor esperanza de vida hace que cada vez haya un mayor número de personas con algún tipo de demencia. Se considera que en el mundo occidental una de cada diez personas mayor de 65 años padece o padecerá demencia y, aunque no hay estadísticas determinantes al respecto, no son desdeñables los casos de personas que sufren este tipo de patología en edad laboral, ya que no es infrecuente que el Alzheimer empiece a manifestarse en la edad media de la vida. Cuando se diagnostica una demencia, normalmente lleva años de evolución y, aunque los tratamientos no son curativos en los procesos degenerativos, si son importantes en los primeros estadios de la enfermedad.

En la población en edad laboral encontramos fundamentalmente demencias secundarias que pueden producirse por un gran número de procesos patológicos, intra o extracerebrales.

Son potencialmente reversibles, aunque no excluyen un proceso degenerativo de base. No olvidemos que la exposición laboral a agentes químicos como determinados metales pesados, disolventes o plaguicidas, puede dar lugar a demencias de causa tóxica.

Se considera demencia, una alteración adquirida y persistente de la capacidad intelectual en al menos dos de las siguientes esferas:

  • Memoria
  • Lenguaje
  • Función visuoespacial
  • Funciones ejecutivas
  • Conducta

Estas esferas tienen intensidad suficiente como para interferir con las actividades habituales del sujeto, y constatada mediante un informador.

Este conjunto de trastornos presentan un cuadro clínico con síntomas comunes que se diferencian de su etiología.

Demencias de Origen Metabólico
Hipoglucemia crónica, hipo/hipertiroidismo, hipo/hiperparatiroidismo, enfermedad de Addison, enfermedad de Cushing, encefalopatía hepática, enfermedad de Wilson, encefalopatía ureica, encefalopatía hipoxica.

Demencias Tóxicas
Demencia alcohólica, enfermedad de Marchiafava-Bignami, intoxicación por plomo, por bismuto, por mercurio, por manganeso, por aluminio, por arsénico, por talio o demencias por medicamentos (litio, metrotrexate, hidantoinas, ácido valpróico…).

Las demencias más frecuentes que justifican el 90% de los casos son:

  • Demencia tipo Enfermedad de Alzheimer (EA)  (40-50%)
  • Demencia Vascular (10-20%)
  • Demencia por Cuerpos de Lewy (10-15%)
  • Demencia Frontotemporal (10-15%)

Enfermedad de Alzheimer
Presentación insidiosa que progresa lentamente. Síntomas clínicos, “las 4 A”:

  • Amnesia
  • Agnosia
  • Apraxia
  • Afasia

Edad de inicio de los 45 a los 90 años. (más frecuente después de los 60 años). Se confunde, o se acompaña de depresión hasta en el 50% de los casos en el inicio de la enfermedad.

Demencia Vascular
Afecta a pacientes ancianos en la misma medida que ocurre con las enfermedades cerebrovasculares. Presenta un curso constante.
Los síntomas neurológicos focales coexisten con un ictus único o múltiple.

Demencia por Cuerpos de Lewy
Se caracteriza por demencia, cognición fluctuante, alucinaciones visuales recurrentes y características motores del Parkinson.
Presenta déficits cognitivos alternos con otros de difícil percepción.
Alucinaciones recurrentes (sobre todo visuales, y en algunos casos auditivas)

Demencia Frontotemporal
El principio es insidioso con un progreso lento. Tiene en la fase temprana cambios de comportamiento. Se caracteriza por una conducta social inapropiada, con falta de tacto, desinhibición, afasia con una conservación relativa de la memoria del cálculo y de la construcción visuoespacial.

Quien no ha tenido olvidos alguna vez, incluso alguno preocupante. Los olvidos “benignos” no son exclusivos de la vejez, aparecen también en jóvenes y son la expresión en la esfera psicoafectiva (ansiedad, depresión, hipocondría…)

La escala FAST (Functional Assesment Staging) clasifica lo normal y lo patológico en adultos con enfermedad de Alzheimer.

  • Adulto normal: ausencia de dificultades funcionales objetivas y subjetivas.
  • Adulto normal de edad: quejas por olvidar donde dejo objetos: dificultades subjetivas en el trabajo.
  • Deterioro cognitivo leve: disminución de la capacidad evidenciada por los compañeros y familiares. Dificultad de viajar a nuevos lugares. Disminución de la capacidad organizativa.
  • Enfermedad de Alzheimer leve: disminución de la capacidad de realizar tareas complejas, mantener las finanzas personales o ir de compras…
  • Enfermedad de Alzheimer moderada: requiere asistencia para escoger la ropa adecuada.
  • Enfermedad de Alzheimer moderada-grave: decremento en la habilidad para vestirse, bañarse y lavarse.
  • Enfermedad de Alzheimer grave: perdida de habla y capacidad motora.
    Pero, ¿realmente se pueden detectar precozmente las demencias?

En la actualidad, no se recomienda la detección sistemática de la demencia en sujetos asintomáticos. La demencia no se criba. Se detecta cuando existen síntomas.

Se recomienda estar alerta ante síntomas de alarma: pérdida de la memoria, deterioro funcional, trastornos del comportamiento (referidos por el propio paciente o por los compañeros de trabajo o la familia).

Ante la sospecha de deterioro cognitivo se recomienda una evaluación clínica y realización de test neurológicos, así como el seguimiento individualizado para evaluar la progresión.

Test Psicométricos
Siempre debe de pasarse al menos un test corto al paciente y el TIN (test del informador) a un familiar que conviva con él.

Los más utilizados son:

 
 
 
 
 

 

 

  

  
 

Síntomas de Alarma o Sospecha

 
  • Pérdida de memoria que afectan a la capacidad de trabajo (citas, nombres, teléfonos…)
  • Problemas de lenguaje (olvido o sustitución de palabras)
  • Desorientación en el tiempo y el espacio
  • Pobreza de juicio (ropa inadecuada, conducta anómala)
  • Problemas de pensamiento abstracto
  • Pérdida de cosas o ubicación en lugares incorrectos
  • Cambios de humor y conducta, frecuentes e inesperados
  • Cambios de personalidad recientes: suspicacia, temor…
  • Pérdida de iniciativa: está muy pasivo, necesidad de estímulos constantes
  • Dificultad para realizar tareas familiares
  • Los criterios estándares más modernos para el diagnóstico de las demencias son del grupo de Neurología de la Conducta y Clínica de la Sociedad Española de Neurología:

Alteración de 2 o más de las siguientes áreas cognitivas:

  • Atención/concentración
  • Lenguaje
  • Gnosias
  • Memoria
  • Praxias
  • Funciones visuoespaciales
  • Funciones ejecutivas
  • Conducta

Las alteraciones son de intensidad suficiente para intervenir en las actividades habituales del sujeto, incluyendo las ocupacionales y sociales.

Diagnóstico Diferencial

  • Deterioro cognitivo ligero
  • Alteraciones cognitivas
  • Delirium. Síndrome Confusional
  • Depresión
  • Demencias Secundarias de origen metabólico
  • Demencias secundarias tóxicas

Fuente: Área de Salud Laboral de Medycsa

Anuncios

Acerca de medycsa

medycsa

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Insomnio, un lastre económico en el trabajo « Medycsa Blog - octubre 31, 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu correo electrónico para seguir este blog y recibir notificaciones de las nuevas publicaciones.

Síguenos también en:

icono_google-plus Síguenos en paper.li mi espacio

Actualizaciones de Twitter

Clinamat
A %d blogueros les gusta esto: